Permiso para molestar

En una medida bastante polémica el gobierno australiano ha permitido legalmente que cualquier persona pueda molestar a los mas de 225,000 peregrinos de todas partes del mundo que se han dado cita para el Dia Mundial de la Juventud en Sidney junto con el Papa Benedicto XVI. Las multas originales de A$ 5,500 ($30,000.00) impuestas a cualquier persona que los molestara han sido retiradas por una corte federal y ahora muchas personas van a las procesiones usando camisetas denunciando al Papa que no ama a los homosexuales y repartiendo condones para los asistentes a los actos. Una provocación lamentable de parte de un gobierno que debería haber hecho mas por proteger a todos aquellos que llevados por su fe decidieron cruzar miles de kilómetros para vivir ésta celebración anual. Mas de 500,000 católicos son esperados para la misa final del domingo en presencia del Papa Benedicto XVI.

Deja un comentario