Papa: En el amor de Dios el hombre no conoce la desilusión

“Dios es amor y sólo cuando nos abrimos totalmente a ese amor y dejamos que se vuelva la única guía de la existencia, todo se transforma, se encuentran la verdadera paz y el verdadero gozo”. Es la reflexión que ha ofrecido Benedicto XVI hoy durante la audiencia general, dedicando la catequesis a la figura de Juliana de Norwich. Venerada por la Iglesia católica y la Comunión anglicada, fue una mística que vivió entre 1342 y 1430. La herencia de esta anacoreta, explicó el Papa, se encuentra en el libro “Revelaciones del Amor Divino”, en el cual Juliana narra las dieciséis visiones que tuvo durante una grave enfermedad.

Deja un comentario