Música, lenguaje universal de comprensión y oración

En la tarde del pasádo sábado 17 de Octubre, Benedicto XVI asistió a un concierto en el Aula Pablo VI, en El Vaticano, ofrecido por la Academia Pianística Internacional de Imola. El Papa Benedicto XVI después del concierto comentó: “La gran música eleva la mente y el corazón a Dios en cualquier situación de la existencia humana, sea ella alegre o triste”. El concierto “nos permitió, una vez más, apreciar la belleza de la música, lenguaje espiritual y por lo tanto universal, vehículo más que adecuado para la comprensión y la unión entre las personas y los pueblos. La música hace parte de todas las culturas y, podríamos decir, acompaña toda experiencia humana, del dolor al placer, del odio al amor, de la tristeza a la alegría, de la muerte a la vida”, dijo el Papa en agradecimiento a la pianista y a los organizadores del evento.

El evento, con el título de “Las teclas cuentan: la audición de las más bellas páginas de la literatura pianística en instrumentos originales”, quiso recordar “los sonidos olvidados” del fortepiano y el piano en siete instrumentos originales pertenecientes a la Colección del Palacio Monsignani de Imola, de fines del siglo XVIII al inicio del siglo XX. El evento recorre sintéticamente la historia y la evolución del piano y también conmemora el vigésimo año de fundación de la Academia Pianística Internacional de Imola.

Estuvieron presentes en el concierto padres Sinodales de la IIª Asamblea Especial para el África del Sínodo de Obispos. Asimismo se encontraba Mons. Tommaso Ghirelli, Obispo de Imola; Daniele Manca, prefecto de Imola; el Prof. Valter Galavotti; asesor de Cultura del Municipio de Imola; el Prof. Fabio Roversi-Monaco, presidente de la Academia Pianística Internacional de Imola y presidente de la Fundación Cassa di Risparmio, en Boloña; el Dr. Alberto Domenicali, vicepresidente de la Academia Pianística Internacional de Imola; el Maestro Franco Scala, fundador y director de la Academia Pianística Internacional de Imola; y Sergio Santi, presidente de la Fundación Cassa di Risparmio de Imola. El concierto fue transmitido en vivo en Italia por canales religiosos: Sat 2000 y Telepace.

La pianista china Jin Ju ejecutó piezas de Bach, Scarlatti, Mozart, Czerny, Beethoven, Chopin, Chajkovskij y Liszt, en siete pianos diferentes, permitiendo de este modo apreciar la evolución del instrumento y las diferentes sonoridades de cada época. Al finalizar el concierto, el Papa -tras haber agradecido al maestro Franco Scala, fundador y director de la Academia Pianística Internacional de Imola, y a la pianista Jin Ju-, dijo lo siguiente: Este concierto nos ha permitido una vez más, apreciar la belleza de la música, lenguaje espiritual.

Después de saludar a los presentes al final del concierto, el Santo Padre recibió en privado a una delegación de Imola que lo homenajeó con un presente. Un joven talento de la academia, Andrés Gallo, 20 años, obsequió al Santo Padre, en nombre de todos, una colección de las 32 sonatas de Beethoven grabadas por 32 alumnos provenientes de todas partes del mundo, como síntesis del saludable encuentro entre naciones y pensamientos diversos, un intercambio de identidades musicales.

Deja un comentario