Miércoles de Ceniza: Inicio de Cuaresma

Con este sacramental se pide a fieles renunciar a malas acciones y en amor a Dios comenzar una nueva actitud y forma de vida. Cuarenta días que la Iglesia marca para la conversión del corazón, es un tiempo de oración, penitencia y ayuno, que nos permiten recordar el sacrificio de Jesús con el que se ganó para nosotros la vida eterna.

La imposición de las cenizas nos recuerda que nuestra vida en la tierra es pasajera y que nuestra vida definitiva se encuentra en el Cielo.

Es importante recibir la ceniza, con un espíritu de conversión y deseo de cambio, con buena disposición para entregarse a Dios y al servicio de los hermanos.

No tomar ceniza no es pecado, lo que sí es pecado es tomar la ceniza sin la disposición de cambio y sin el arrepentimiento, sin el deseo de conversión.

Las palabras que se usan para la imposición de cenizas, son:

“Concédenos, Señor, el perdón y haznos pasar del pecado a la gracia y de la muerte a la vida”

“Recuerda que polvo eres y en polvo te convertirás”

“Arrepiéntete y cree en el Evangelio”.

Deja un comentario