Lecturas de la Misa de Hoy


Sábado 16 julio 2011
Sábado de la XV Semana del Tiempo Ordinario

Libro del Exodo 12,37-42.
Los israelitas partieron de Ramsés en dirección a Sucot. Eran unos seiscientos mil hombres de a pie, sin contar sus familias.
Con ellos iba también una multitud heterogénea, y una gran cantidad de ganado mayor y menor.
Como la pasta que habían traído de Egipto no había fermentado, hicieron con ella galletas ácimas. Al ser expulsados de Egipto no pudieron demorarse ni preparar provisiones para el camino.
Los israelitas estuvieron en Egipto cuatrocientos treinta años.
Y el día en que se cumplían esos cuatrocientos treinta años, todos los ejércitos de Israel salieron de Egipto.
El Señor veló durante aquella noche, para hacerlos salir de Egipto. Por eso, todos los israelitas deberán velar esa misma noche en honor del Señor, a lo largo de las generaciones.

Salmo 136(135),1.23-24.10-12.13-15.
¡Aleluya! ¡Den gracias al Señor, porque es bueno, porque es eterno su amor!
al que en nuestra humillación se acordó de nosotros, ¡porque es eterno su amor!
y nos libró de nuestros opresores, ¡porque es eterno su amor!
Al que hirió a los primogénitos de Egipto, ¡porque es eterno su amor!

y sacó de allí a su pueblo, ¡porque es eterno su amor!
con mano fuerte y brazo poderoso, ¡porque es eterno su amor!
Al que abrió en dos partes el Mar Rojo, ¡porque es eterno su amor!
al que hizo pasar por el medio a Israel, ¡porque es eterno su amor!

y hundió en el Mar Rojo al Faraón con sus tropas, ¡porque es eterno su amor!

Evangelio según San Mateo 12,14-21.
En seguida los fariseos salieron y se confabularon para buscar la forma de acabar con él.
Al enterarse de esto, Jesús se alejó de allí. Muchos lo siguieron, y los curó a todos.
Pero él les ordenó severamente que no lo dieran a conocer,
para que se cumpliera lo anunciado por el profeta Isaías:
Este es mi servidor, a quien elegí, mi muy querido, en quien tengo puesta mi predilección. Derramaré mi Espíritu sobre él y anunciará la justicia a las naciones.
No discutirá ni gritará, y nadie oirá su voz en las plazas.
No quebrará la caña doblada y no apagará la mecha humeante, hasta que haga triunfar la justicia;
y las naciones pondrán la esperanza en su Nombre.

Deja un comentario