Lecturas de la Misa de Hoy


Viernes 20 mayo 2011
Viernes de la IV Semana de Pascua

Libro de los Hechos de los Apóstoles 13,26-33.
Hermanos, este mensaje de salvación está dirigido a ustedes: los descendientes de Abraham y los que temen a Dios.
En efecto, la gente de Jerusalén y sus jefes no reconocieron a Jesús, ni entendieron las palabras de los profetas que se leen cada sábado, pero las cumplieron sin saberlo, condenando a Jesús.
Aunque no encontraron nada en él que mereciera la muerte, pidieron a Pilato que lo condenara.
Después de cumplir todo lo que estaba escrito de él, lo bajaron del patíbulo y lo pusieron en el sepulcro.
Pero Dios lo resucitó de entre los muertos
y durante un tiempo se apareció a los que habían subido con él de Galilea a Jerusalén, los mismos que ahora son sus testigos delante del pueblo.
Y nosotros les anunciamos a ustedes esta Buena Noticia: la promesa que Dios hizo a nuestros padres,
fue cumplida por él en favor de sus hijos, que somos nosotros, resucitando a Jesús, como está escrito en el Salmo segundo: Tú eres mi Hijo; yo te he engendrado hoy.

Salmo 2,6-7.8-9.10-11.
“Yo mismo establecí a mi Rey en Sión, mi santa Montaña”.
Voy a proclamar el decreto del Señor: El me ha dicho: “Tú eres mi hijo, yo te he engendrado hoy.
Pídeme, y te daré las naciones como herencia, y como propiedad, los confines de la tierra.
Los quebrarás con un cetro de hierro, los destrozarás como a un vaso de arcilla”

Por eso, reyes, sean prudentes; aprendan, gobernantes de la tierra.
Sirvan al Señor con temor;

Evangelio según San Juan 14,1-6.
“No se inquieten. Crean en Dios y crean también en mí.
En la Casa de mi Padre hay muchas habitaciones; si no fuera así, se lo habría dicho a ustedes. Yo voy a prepararles un lugar.
Y cuando haya ido y les haya preparado un lugar, volveré otra vez para llevarlos conmigo, a fin de que donde yo esté, estén también ustedes.
Ya conocen el camino del lugar adonde voy”.
Tomás le dijo: “Señor, no sabemos adónde vas. ¿Cómo vamos a conocer el camino?”.
Jesús le respondió: “Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Nadie va al Padre, sino por mí.

Deja un comentario