Lecturas de la Misa de Hoy 12 diciembre 2012


Miércoles 12 diciembre 2012
Nuestra Señora de Guadalupe, Patrona de America y Filipinas

Libro de Eclesiástico 24,23-31.
Todo esto es el libro de la Alianza del Dios Altísimo, la Ley que nos prescribió Moisés como herencia para las asambleas de Jacob. Ella hace desbordar la Sabiduría como el Pisón y como el Tigris en los días de los primero frutos; inunda de inteligencia como el Eufrates y como el Jordán en los tiempos de la cosecha; prodiga la instrucción como el Nilo, como el Guijón en los días de la vendimia. El primero no terminó de conocerla y el último ni siquiera la vislumbra. Porque su pensamiento es más vasto que el océano y su designio, más profundo que el gran Abismo. En cuanto a mí, como un canal que brota de un río, como una acequia, salí a un jardín y dije: “Regaré mi huerta y empaparé mis canteros”. ¡De pronto, mi canal se convirtió en un río, y mi río se transformó en un mar!

Salmo 67(66),2-3.5.7.8.
Que Dios tenga piedad y nos bendiga,
haga brillar su rostro sobre nosotros,
para que en la tierra se reconozca su dominio,
y su victoria entre las naciones.
Que canten de alegría las naciones,
porque gobiernas a los pueblos con justicia
y guías a las naciones de la tierra.
La tierra ha dado su fruto:
el Señor, nuestro Dios, nos bendice.
Que Dios nos bendiga,
y lo teman todos los confines de la tierra.

Evangelio según San Lucas 1,39-48.
En aquellos días, María partió y fue sin demora a un pueblo de la montaña de Judá. Entró en la casa de Zacarías y saludó a Isabel. Apenas esta oyó el saludo de María, el niño saltó de alegría en su seno, e Isabel, llena del Espíritu Santo, exclamó: “¡Tú eres bendita entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre!”
¿Quién soy yo, para que la madre de mi Señor venga a visitarme?
Apenas oí tu saludo, el niño saltó de alegría en mi seno. Feliz de ti por haber creído que se cumplirá lo que te fue anunciado de parte del Señor”.
María dijo entonces: “Mi alma canta la grandeza del Señor, y mi espíritu se estremece de gozo en Dios, mi Salvador, porque el miró con bondad la pequeñez de tu servidora. En adelante todas las generaciones me llamarán feliz.

Deja un comentario