Dia del Sacerdote


El pasado Jueves 16 de junio celebramos el dia de Jesucristo sumo y eterno sacerdote. Motivo mas que oportuno para celebrar los padres de nuestra Diócesis de Culiacán, quienes en torno a nuestro padre obispo D. Jonás Guerrero Corona festejamos en la Casa de Retiros Nazaret.

En punto de las nueve y media oramos un momento en la capilla; nos dirigimos al auditorio donde Mons. Luis Manuel López nos compartió una reflexión que hizo alusión al sacerdocio. Mencionó la importancia de la obediencia apostólica; la obediencia cristiana auténtica y sobre la relación del obispo con sus colaboradores; los presbíteros. En un acompañamiento paternal y fraterno.

La celebración eucarística fue el momento culmen de nuestra convivencia fraterna. Nuestro padre obispo resaltó la importancia de esta conmemoración de Jesucristo sumo y eterno sacerdote. Mencionó durante su mensaje que:

La misión santificadora no es nunca el resultado de nuestra buena voluntad o de un compromiso humano que parte de nosotros; es siempre una respuesta a la voluntad expresa de Dios que quiere santificar a su pueblo, y sus sacerdotes queremos colaborar con fidelidad…nuestro compromiso de santificación es un ejercicio de gratuidad y gratitud…obra del amor indulgente de Dios, lo reconoceremos como gracia y lo recibimos con emoción procurando comprometernos en ser consecuentes al don. Ese servicio lo presta todo orante y en el ministerio nos corresponde encabezarlo en nombre del mismo Jesús…Recordando esta solemnidad, la encomienda que hemos recibido de santificar al pueblo de Dios, tarea que tiene la forma del memorial, de la acción de gracias, de la ofrenda sacrifical y de alimento en el camino hacia la vida eterna, renovemos nuestro compromiso de ser fieles transmisores de la santidad de Cristo.

Al término de la concelebración eucarística compartimos el pan en la mesa con una fraternal comida y convivencia para regresar a nuestros habituales trabajos, renovados y fortalecidos. Agradecidos por el don de nuestro sacerdocio.

Pbro. Esteban Robles Sánchez en Revista Logos julio 2011

Deja un comentario