Comentario del Evangelio del día de Hoy

Leer el comentario del Evangelio por
(?-v. 1190), abad cisterciense, después obispo
Tratado sobre la vida cenobítica; PL 204, 544s

«Creo en la comunión de los santos»

Queridos hermanos, veamos detalladamente, todo aquello que concierne a nuestra vida en común, “conservando la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz” por “la gracia de nuestro Señor Jesucristo y el amor de Dios y la comunión del Espíritu Santo” (Ef 4,3; 2 Cor 13,13). La unidad del Espíritu procede del amor de Dios; de la gracia de nuestro Señor Jesucristo, el vínculo de la paz; de la comunión del Espíritu Santo, la comunión que es necesaria para aquellos que viven en común…
«Creo, Señor, en el Espíritu Santo, la santa Iglesia católica, la comunión de los santos” (Credo). Esta es mi esperanza, mi confianza y mi seguridad en la confesión de mi fe… Si me das, Señor, “el amor y el amar a mi prójimo” (Mateo 22,37-39), aunque pocos son mis méritos, mi esperanza se eleva muy por encima. Estoy seguro de que a través de la comunión de la caridad, los méritos de los santos me serán de utilidad y por lo tanto la comunión de los santos supliran mi insuficiencia y mi imperfección… La caridad dilata nuestra esperanza en la comunión de los santos, en la comunión de recompensas. Pero esta vez se refiere al futuro: es la comunión de la gloria que se revelará en nosotros.
Hay, por tanto, tres tipos de comunión: comunión con la naturaleza, a la que se añadió la comunión de la culpa…, la comunión de la gracia, y, finalmente, la de la gloria. Por la comunión de gracia, la comunión de la naturaleza empieza a ser restaurada y la de la culpa queda excluida, pero por la comunión de la gloria, la de la naturaleza será reparada perfectamente y la cólera de Dios, será totalmente excluida, cuando “Dios enjugará toda lágrima de los ojos” de los santos (Is 25,8; Ap 21,4). Entonces todos los santos serán “un solo corazón y una sola alma” y “todas las cosas serán comunes,” porque Dios será «todo en todos” (Hechos 4:32, 1 Corintios 15:28). Para que logremos esta comunión y seamos uno, que “la gracia de nuestro Señor Jesucristo, y el amor de Dios y la comunión del Espíritu Santo estén siempre con todos nosotros. Amén”.

Deja un comentario