Papa: El corazón del hombre no deja nunca de desear a Dios

En cada momento del día, “su corazón continúa siendo guiado por el deseo de amar a Dios, por eso “han decidido vivir escondidas y en la renuncia de los bienes terrenales: para desear sobre todas las cosas, ese bien que no tiene igual, esa perla preciosa que merece la renuncia de cualquier otro bien para poseerlo”. Con estas palabras Benedicto XVI saludó a las monjas de clausura del Monasterio dominico Santa María del Rosario de Monte Mario. Aquí el Papa celebró la Hora Media y se detuvo a los pies de la Virgen Hagiosoritissa, conocida como Virgen de San Lucas (siglo VII).

Deja un comentario