Juan Pablo II, gran pontífice y testigo de Cristo

Queridos hermanos y hermanas, ayer, rememoramos el sexto aniversario de la muerte de mi amado predecesor, el venerable Juan Pablo II. Con motivo de su próxima beatificación, no he celebrado la tradicional Misa de sufragio por él, pero lo he recordado con afecto en la oración, como pienso que habéis hecho todos vosotros. Mientras, a través del camino cuaresmal nos preparamos a la fiesta de la Pascua, nos acercamos también con alegría al día en el que podremos venerar como beato a este gran Pontífice y testigo de Cristo, y confiarnos todavía más a su intercesión.

Deja un comentario