La tragedia de Paranagua

Terminó en tragedia lo que comenzó como una diversión y aventura. Como recordarán el sacerdote católico Adelir Antonio de Carli de 41 años quiso llamar la atención y recaudar fondos para construir un lugar de reposo para los traileros, para eso decidió el 20 de abril pasado poner 1,000 globos de fiesta llenos de Helio y volar con ellos para romper un récord partiendo desde la ciudad brasileña de Paranagua. Sin embargo desde que subió el viento lo empujó en dirección al mar donde perdió contacto con su tripulación de tierra y a pesar de que fue buscado por helicópteros y lanchas no pudo ser localizado hasta ésta semana cuando su cuerpo sin vida apareció flotando cerca de la ciudad de Sao Paulo. Descanse en paz quien por amor al prójimo realizaba actos tan arriesgados.

Deja un comentario