El Papa pide rechazar “el odio y el prejuicio”

 

El Papa Benedicto XVI saludó el día de hoy a decenas de miles de feligreses en la ciudad donde Jesucristo vivió su infancia con un mensaje de reconciliación en el que instó a cristianos y musulmanes de la región que superen los enfrentamientos recientes y “rechacen el poder destructivo del odio y del prejuicio”.

El sumo pontífice ofreció su mensaje en la cuarta jornada de una peregrinación de cinco días por Tierra Santa, encaminada a promover la paz y la unidad en Oriente Medio.

Sin embargo, durante toda su peregrinación, se ha visto enfrentado con los temas más sensibles de la región, que van desde el legado del Holocausto, el clamor de los palestinos bajo la ocupación israelí y las débiles relaciones entre las tres principales religiones monoteístas en la región.

En su homilía, el Papa Benedicto habló sobre las tensiones que han afectado las relaciones interreligiosas, comentando “Hago un llamado urgente a las personas de buena voluntad de ambas comunidades para que se repare el daño que se ha hecho, en una muestra de fidelidad a nuestra creencia común en un solo dios, el padre de la familia humana, que trabajemos para construir puentes y hallar la manera de alcanzar una coexistencia pacífica”.

“Dejemos que todos rechacen el poder destructivo del odio y del prejuicio, que asesina el alma de los hombres antes de matar sus cuerpos”, indicó Benedicto XVI.

La razón abre la mente para comprender la naturaleza compartida y el destino común de la familia humana mientras que la libertad apremia el corazón a aceptar al otro y a servirlo en la caridad comentó Benedicto XVI al visitar la explanada de las Mezquitas en Jerusalén en donde se dirigió al Gran Muftí. Obramos, para salvaguardar los corazones humanos del odio, de la rabia y la venganza añadió.
El Gran Muftí habló al Papa de las violaciones y las limitaciones de Israel contra el pueblo palestino y los lugares santos. Benedicto XVI recordó que la fidelidad al único Dios nos lleva a reconocer que los seres humanos están unidos entre sí, porque todos obtienen su existencia de una sola fuente.

Deja un comentario