El Papa: La fe puede mover montañas

Esperen al Señor con corazón vigilante, respondiendo con generosidad y amor a sus expectativas. Esta, es en síntesís, la invitación que Benedicto XVI ha dirigido hoy a cuantos participaron en la oración del Angelus, en Castel Gandolfo. El Papa ha retomado el discurso de Jesús a sus discípulos sobre el valor de la persona a los ojos de Dios y sobre la inutilidad de las preocupaciones terrenas. En el evangelio de hoy, en efecto, Jesús ilustra como la espera del cumplimiento de la “bienaventurada esperanza, su venida, debe impulsar aún más a una vida intensa, rica de buenas obras”. “Es una invitación a usar las cosas sin egoísmo — aclaró el Papa —

Deja un comentario