Benedicto XVI: reconciliación, justicia y paz para África


Queridos peregrinos francófonos, el Señor nos invita hoy a reconocer los dones que nos ha dado. Él confía a cada uno la responsabilidad de hacerlos fructificar para que Él sea la sal de la tierra y la luz del mundo. Esta palabra de Cristo ha guiado los trabajos de la Segunda Asamblea especial para África del sínodo de los obispos. Deseo entregarla a todos mientras llego a Benín para afirmar la fe y la esperanza de los cristianos de Africa y de las islas adyacentes. Confío a vuestra oración este viaje y a los habitantes de este querido continente africano, particularmente aquellos que conocen la inseguridad y la violencia.

Deja un comentario