Benedicto XVI inaugura la Cuaresma: somos “polvo, sí, pero amado” por Dios

Conversión es ir a contracorriente. A menudo nos arrastra un estilo de vida superficial e incoherente, nos domina y nos hace prisioneros del mal y de la mediocridad, ha dicho el Papa Benedicto XVI en la catequecis de la audiencia general dedicada al camino de la Cuaresma que comenzó ayer miércoles de ceniza, 17 de Febrero.

Un comentario

  1. Es verdad, a veces no tenemos el valor para negarnos a seguir el ritmo de vida de la gente que nos rodea, y en ese seguirles el juego, nos alejamos de Dios para evitar que nos critiquen, que nos empiecen a decir persignados, santurrones, cuando en realidad lo que nuestro corazon nos pide es acercarnos a Dios, convertirnos; debemos pedir a Dios el valor y la fortaleza para nadar contra corriente y poner oidos sordos a todas las voces que tratan de alejarnos de la verdadera vida que es estar cerca de Dios.

Deja un comentario